Seguidores

16 agosto, 2012

Parte 1

El Abilk se dirigió hacia el joven y le indicó que ya se había cumplido el tiempo de visitas y que debía regresar al sector He, donde trabajaba actualmente.
- ¿Ya? ¿Tan pronto? -preguntó el muchacho sorprendido.
- El plazo es el plazo, sabes de cuánto tiempo es.
El chico miró con tristeza a su familia y les abrazó uno por uno, primero a su maltrecha madre y después a los tres hermanos pequeños.
- Os llevaré a la Casta Superior, ¿vale?
Su madre le agarró una mano:
- Estamos bien... No te extorsiones por nosotros. Tendrías que trabajar demasiado duro y tú nunca subirás.
- Mamá, os saqué de los antros de las Castas Inferiores. Sólo quiero que estéis bien independientemente de lo que tenga que hacer. El fin justifica los medios.
- Te quiero, Janv -su madre le dio un beso en la mejilla-. Cuídate y no te arriesgues demasiado; te necesitamos aquí desde que tu padre fue...
-Guardián 230 del sector He, su tiempo se ha agotado. Salga inmediatamente hacia su nave -dijo el oficial Abilk con impaciencia.
Janv se levantó lentamente y guiñó un ojo a sus hermanos. Sabía que los Abilk no se los arrebatarían: estaban en la Casta Media. Por mucho que hubieran sido esclavos en tiempos pasados, ya nada podían hacer contra ellos.
- Kei Kennagh -se despidió en el idioma de su planeta, el cual era legal hablarlo en este siempre que no fuera en lugares públicos, y salió por la puerta.
"Kei Kennagh" pensó para sí. "Tengo que arriesgarme si quiero que dejéis de vivir en la miseria, mamá. Lo siento"

No hay comentarios:

Publicar un comentario